DEPARTAMENTO DEL HUILA



Ver mapa más grande
TRAJE 1.jpg
Nombre: Varias son las teorías sobre el origen del nombre de este departamento. Se dice que proviene del vocablo quechua huil, que significa anaranjado, color que aparece frecuentemente en el nevado del Huila en las horas de la tarde; que viene de la planta huil abundante en la región o que se debe al hermoso nevado situado en sus límites occidentales.
Límites: Norte, departamento del Tolima y Cundinamarca. Este, departamentos del Meta y Caquetá. Sur, departamentos de Caquetá y Cauca. Oeste, departamentos del Cauca y Tolima.
Historia: Cuando los españoles llegaron a las tierras que conformarían el departamento del Huila, los aborígenes se agrupan en tres naciones: la andaquí, al sur del departamento; la paez, al oriente del río Patá y la tama, hacia el río Cabrera. Muchas de estas tribus se aliaron para enfrentar la invasión de los conquistadores (1538), que tenían a Sebastián de Belalcázar a la cabeza. Para asegurar la posesión de estas tierras, Belalcázar envió a sus capitanes Juan de Ampudia y Pedro de Añasco; este último fundó a la ciudad de Timaná y se hizo famoso por su crueldad con los indígenas. Mandó a matar a Timando, el hijo de la Gaitana, quien, en alianza con el cacique Pigoanza y, para vengarse de Añasco, lo hizo apresar, le mandó sacar los ojos y lo paseó por todos los mercados indígenas. Finalmente lo descuartizó y sus restos fueron colocados como adorno en la vivienda de Pigoanza.
Las frecuentes luchas entre los conquistadores y los indígenas destruyeron la primera ciudad de Neiva, la cual, una vez conquistada, sufrió nuevos ataques que la dejaron en ruinas. En 1541 el valle de Neiva pasó a ser parte de la gobernación de Popayán. En 1610 se le dio el nombre de gobernación de Neiva y, en la época de la Gran Colombia, formó parte del Tolima Grande. Finalmente la Ley 46 del 29 de abril de 1905 creó el actual departamento del Huila, segregándolo de lo que se conoce con el nombre de Tolima Grande, del que formaba parte del Tolima.
Folclor: La riqueza del Huila, no sólo está en sus recursos naturales y arqueológicos, está también en la tradición popular que se refleja a través de su música, bailes, fiestas, comidas típicas, artesanías, leyendas y mitos. La cercanía geográfica que tiene con el departamento del Tolima, así como sus anteriores nexos políticos, puesto que Tolima y Huila conformaban lo que en ese entonces era el “Tolima Grande”, hacen que estos dos departamentos tengan costumbres muy similares entre sí como la tipología de sus gentes y su folclor.
- Artesanías: Son muchos los centros donde se trabaja la artesanía en el Huila, cada uno de ellos se especializa en los materiales que la región les da. Su calidad, acabado y colorido, hacen de éste un renglón importante dentro de la tradición y la economía. Estos son:
  1. Pitalito: Centro alfarero de renombre nacional. Los ceramistas elaboran con el barro y la arcilla todo tipo de escenas de la vida cotidiana, desde una corrida de toros hasta las populares chivas en miniatura. Trabajan también en cuero, bambú, cabuya y madera.
  2. La Jagua: Tejidos en fique, como bolsos, empaques, cigarrilleras, etc., elaborados por las mujeres del lugar.
  3. Suaza: Fabricación de los conocidos sombreros o “Murrapos” en palma de iraca.
  4. Tello: Tejidos en cabuya y pequeñas industrias de cestería.
  5. Acevedo: Elaboración de productos en fibra y barro, como tejidos y cerámica.
- Gastronomía: La mazamorra y el plátano eran la base alimenticia de los antiguos pobladores de esta región, pero por la aplicación de la agricultura, hoy también se ha extendido y enriquecido la gastronomía, es por eso que ahora encontramos deliciosos platos típicos como:
gastronomia.jpg
  1. El asado huilense: imprescindible en la celebración del San Pedro, es el plato clásico del Huila. Está preparado con carne de cerdo, adobado dos días antes con hierbas, ajos, cebolla de tallo, naranja agria, sal y pimienta. Se sirve con arepas, yuca cocida e insulso: masa hecha con arroz y panela.
  2. El guarrus o arroz de castilla: cocido con gotas y hojas de naranja, se sirve acompañado con carne de res seca y asada.


Enriquecen la variedad de sus platos las preparaciones hechas con los pescados del Magdalena, siendo el más famoso el viudo. La harina autóctona es la achira, que se usa preparar los conocidos bizcochos. Las bebidas más populares son los jugos preparados con las frutas de la región como la guanábana, la cholupa y la badea; la sevillana preparada a base de leche, harina de achira con huevo, esencia de vainilla y canela; y la mistela que es un licor de aguardiente aromatizado con albahaca o mejorana, siempreviva, canela y limón. La nochebuena se destaca entre los postres, preparada con papayuela, breva, higuillo, cáscara de limón, bizcocho y queso en almíbar. Algunos pueblos del departamento son conocidos por la manera de preparar los platos como: el Hobo por la carne nitrada, Yaguará por los quesillos y la mojarra frita. Rivera por los tamales y Altamira por la fabricación casera de los bizcochos de achira.
- Música y bailes: La música y los bailes tienen gran relación con el llamado Tolima Grande y en general con la zona andina colombiana, por eso es el Bambuco en todas sus variedades el ritmo para cantar y bailar, ya sea en forma de rajaleñas, que son cantos para improvisar versos en todos los temas; o el bambuco fiestero o sanjuanero. Además se conocen el torbellino caliente, la guabina huilense y otros. Es de destacar la gran variedad de instrumentos de percusión propios de la región como el chucho, hecho de un canuto de guadua relleno de semillas y tapado por ambos extremos; y la zambomba o puerca, es un calabazo con una membrana que no se interpreta por percusión sino por fricción, mediante una varilla fija que lleva en el centro. Estos instrumentos acompañan a los tiples, guitarras y requintos en un grupo; o las flautas traversas de caña en las chirimías.
puerca.jpg

- Fiestas tradicionales: Las fiestas de San Pedro y San Pablo, son tal vez las más celebradas en muchos pueblos del Huila. Hasta finales de la década de los cincuenta tenían fundamentalmente un carácter religioso, acompañados de corridas de toros, riñas de gallos y berbenas populares, costumbres que aún conservan algunas zonas rurales. Neiva conmemora esta fecha con el Festival Folclórico y Reinado Nacional del Bambuco. En el Festival Folclórico se realizan eventos concernientes a la cultura popular como muestras folclóricas, concursos de rajaleñas, concursos de bailes populares, etc; y paralelo al festival está el Reinado Nacional del Bambuco, donde la candidata que mejor baile el sanjuanero se lleva la corona, se presentan también espectáculos vistosos como el desfile de reinas que en balsas decoradas navegan sobre el río Magdalena, frente a la ciudad. Además del San Pedro en el Huila se celebran otras fiestas en Garzón, Pitalito, Campoalegre, Gigante, Palermo y Yaguará.
- Mitos y leyendas: Los mitos y las leyendas son la base de la filosofía popular, es el legado que dejaron los indígenas en esta tierra y se conservan a través de la tradición oral. Estos son algunos de ellos: El Mohán o Poira, para algunos es una divinidad acuática, para otros un espíritu maléfico que causa muchos daños irreparables. Es un personaje cubierto de pelaje abundante, con una larga cabellera, manos grandes y uñas afiladas. Los pescadores dicen que hace zozobrar sus embarcaciones, les roba las carnadas y los anzuelos y rapta a las mujeres bonitas. Habita en los charcos más profundos de los ríos. El Taitapuro, hombre gigante, amo de las montañas, las llanuras y los ríos. Representa a la autoridad. La Candileja, es una bola de fuego de tres hachones o luminarias con brazos como tizones encendidos que produce un ruido de hojalatas rotas. Persigue a los borrachos, a los padres irresponsables y a los viajeros nocturnos, para asustarlos les cae sobre el anca o el cuello del caballo.
INFORMACIÓN TOMADA DE:- PROLIBROS